Rambla del Garruchal

Rambla Garruchal Ayto MurciaPublicación del Ayuntamiento de Murcia con mapas y una buena descripción de valores ambientales, culturales y de paisaje de la Rambla del Garruchal.

INTRODUCCIÓN

La rambla del Puerto del Garruchal y afluentes es un sistema fluvial localizado en la sierra sur del municipio de Murcia, concretamente en las pedanías de Algezares y Beniaján, que se encaja en terrenos montañosos formados por margas, areniscas y calizas, constituyendo uno de los paisajes singulares de mayor belleza del municipio de Murcia.

El clima mediterráneo seco que determina el carácter de toda la cuenca del Segura, condiciona de manera fundamental este sistema fluvial, que si bien desde las primeras lluvias de otoño suele llevar agua hasta abril o mayo, tiene caudales muy irregulares y está completamente seco en verano.

Este sistema fluvial es de suma importancia ecológica en el ámbito de la ZEPA “Monte El Valle y Sierras de Altahona y Escalona”(ES 0000269), que con 14.825,03 hectáreas, es la figura de protección de la Red Natura 2000.

Cuenca del Garruchal

La cercanía al municipio de Murcia, así como el hecho de que la desembocadura de esta rambla se encuentre próxima a cascos urbanos, son dos realidades que, desde ADESGA, creemos de gran importancia para potenciar el conocimiento, realizando un diagnóstico de estos sistemas fluviales, que quizás por ser de carácter intermitente y episódico, no han sido considerados por la población como tales. Asimismo consideramos que cualquier actuación sobre el sistema fluvial en su conjunto debe realizarse de una manera rigurosa, estudiando desde un enfoque multidisciplinar la restauración del medio fluvial de la Rambla del Puerto del Garruchal, encaminada  hacia la recuperación del cauce y sus riberas y a minimizar riesgos de futuras avenidas.

AMENAZAS E IMPACTOS

 La principal amenaza con que cuentan las ramblas es el escaso o nulo aprecio que la población, en general, tiene por ellas. La escasez de vegetación y de caudal, la salinidad de sus aguas y la aridez del entorno que las rodea, características todas ellas de la mayoría de las ramblas de la Región, son los factores que determinan que sean sistemas naturales poco valorados.

Así, son frecuentes los vertidos de escombros, basuras, efluentes y todo tipo de material de deshecho, práctica, por otra parte, con cierta tradición cultural.

Por otra parte, los suelos de las llanuras de inundación de las ramblas e incluso del propio lecho, ricos en materias orgánicas y nutrientes, son muy apreciados para la agricultura, lo que ha determinado, en un elevado número de ramblas, la roturación y puesta en cultivo de los mismos.

Una consecuencia indirecta de la extensión del suelo agrícola es la eutrofización y pérdida de salinidad de las ramblas. Con la llegada del trasvase Tajo-Segura, a finales de la década de los 70, el incremento de la superficie en regadío de la Región ha sido espectacular. Esta expansión ha afectado también a las áreas circundantes a las ramblas, que han experimentado un mayor aporte de agua a sus cauces. Lo que ha provocado un paulatino descenso de la salinidad natural de las ramblas y el incremento de la concentración de nitratos y fosfatos, dado el uso masivo de fertilizantes (GÓMEZ et al.).

Ello conlleva una profunda transformación del hábitat. Las comunidades halófilas, vegetales y animales son reemplazadas por otras especies más banales de amplia distribución, perdiéndose así especies endémicas de indudable valor ecológico. Un claro ejemplo de ello se ha observado en el humedal de Ajauque, criptohumedal asociado a la rambla de Ajauque. Una parte importante de la superficie ocupada por el saladar, típico hábitat salino del humedal y especialmente valorados por la UE, ha sido ocupada por el carrizal, favorecido por el incremento del caudal circulante, de menor salinidad y rico en nutrientes (VARIOS AUTORES, 1996).

La construcción de presas y las canalizaciones constituyen otro tipo de actividades antrópicas de elevado impacto. Junto a estas, otras relacionadas como: la apertura de caminos, el vertido de escombros y abandono de todo tipo de enseres en el lecho de la rambla, etc. En las últimas décadas se han construido en las ramblas una gran variedad de infraestructuras encaminadas a retener las avenidas o reforzar márgenes en lugares habitados. El Plan de Defensa de Avenidas de la Cuenca del Segura y el Plan Hidrológico de la Cuenca del Segura son los dos grandes proyectos bajo los cuales se han generado un elevado número de infraestructuras que afectan a las ramblas. Con el primero se construyeron 10 presas y diversas obras de encauzamiento, mientras que el PHCS contempla la construcción de numerosas presas de laminación en la práctica totalidad de las ramblas afluentes del río Segura y en todas las litorales.

Junto con el impacto visual, las principales consecuencias que se derivan de este tipo de actuaciones son: la modificación de los caudales, pérdida de la vegetación de ribera, cambios de la morfología del cauce, pérdida de hábitats y bloqueo de flujos hídricos, entre otras. Estas actuaciones determinan cambios irreversibles, tanto en la fisonomía de las ramblas como en la calidad del agua y en la estructura y composición de las comunidades bióticas.

Otras actividades tradicionales llevadas a cabo en las ramblas han sido el pastoreo y con ello la quema de la vegetación, su uso como vías de comunicación (caminos), la extracción de áridos (graveras) y obtención de agua para riego por derivación de los caudales de avenida (boqueras) o por medio de pozos o bombeo (cuando la salinidad del agua es suficientemente baja). Actualmente, también son utilizadas como escenario para prácticas deportivas de alto impacto como el motocross y la circulación en coches todoterreno.

BREVE EVALUACIÓN DE LA CUENCA

 La cuenca de la Rambla del Garruchal es del tipo Ramblas de cuencas margosas.

Constituyen el elemento emblemático de las zonas más áridas del sureste, configurando los típicos paisajes acarcavados o “badlands”. Desde el punto de vista geomorfológico, una de las principales características de las ramblas de cuencas margosas es que discurren típicamente encajonadas entre elevados taludes desprovistos de vegetación, que pueden alcanzar los 10-15 m de altura. Éstos sufren frecuentes derrumbamientos debido a la facilidad con que las margas, material sedimentario fácilmente deleznable, son erosionadas por el agua de escorrentía,  especialmente tras lluvias de cierta magnitud. Son, por tanto, cauces de un elevado dinamismo cuya geomorfología está sujeta a continuos cambios, factor que determina asimismo el elevado grado de ramificación (orden jerárquico) de estas redes de drenaje.

De los tres tipos de ramblas  son las ramblas de cuencas margosas las que presentan un mayor número de singularidades paisajísticas, biológicas y culturales.

Uno de los principales valores ecológicos de estas ramblas es el de representar una anomalía paisajística. En un entorno árido, donde el agua es escasa, lo mismo que la cobertura vegetal, las ramblas margosas representan pequeños oasis de frescura y verdor que diversifican enormemente el paisaje. Son un foco de atracción para numerosas especies de organismos, que se adentran en zonas del territorio inusuales para ellas.

Las ramblas ofrecen condiciones microclimáticas más favorables que el entorno que las rodea, refugio y alimento para un variado número de especies acuáticas y no acuáticas, lo que se traduce en un importante incremento de la biodiversidad, a la vez que se pueden encontrar especies de indudable valor biogeográfico.

Durante las sequías, la existencia de cuerpos de agua permanentes en las ramblas es determinante para ciertas especies de organismos, como los insectos acuáticos, que los utilizan como zonas de refugio y reproducción, siendo, al mismo tiempo, zonas de reserva y origen de dispersión de la mayoría de organismos acuáticos de estas áreas (MORENO et al., 1996).

En el contexto europeo, las ramblas de cuencas margosas son ecosistemas de elevada singularidad, por sus características morfológicas, grado de salinidad y existencia de perturbaciones naturales extremas (avenidas y sequías). La distribución de estas ramblas se circunscribe al arco mediterráneo, siendo especialmente abundantes en el sureste ibérico y norte de Marruecos, donde se dan las condiciones climáticas y geológicas necesarias para su desarrollo. Por lo tanto, criterios de conservación basados en la representatividad de las ramblas como ecosistemas raros a escala europea, deben prevalecer sobre los que se basan en la presencia de ciertas especies raras, singulares o en peligro de extinción (MORENO et al., 1996).

Desde el punto de vista de las comunidades biológicas son las condiciones ambientales reinantes lo que las hace peculiares, siendo las adaptaciones y respuestas que los organismos presentan a estas condiciones (sequías, extrema salinidad, avenidas, fuerte insolación, etc.) más interesantes que el valor taxonómico de las especies en sí (ORTEGA, 1988; ORTEGA et al., 1988, 1991; MIÑANO, 1994). En este sentido, las ramblas de cuencas margosas constituyen laboratorios vivientes donde analizar y comprender las posibles repercusiones del amenazante cambio climático.

En cuanto al valor taxonómico de las especies asociadas, entre los invertebrados acuáticos el grupo de los Coleópteros es el mejor conocido y en él se ha detectado un elevado número de especies de distribución restringida y/o endémicas, algunas de ellas recientemente descritas como nuevas para la Ciencia (MILLÁN et al., 1996). En cuanto a la flora algal, a pesar de que se han descubierto especies que constituyen nuevas citas para la Península e incluso para la Ciencia, el desconocimiento de la distribución geográfica de muchas especies de la flora algal impide dimensionar su importancia biogeográfica (ABOAL, 1988 a y b, 1991; MORENO et al., 1996).

Dada la naturaleza del sustrato (con predominio de margas miocénicas y del Trias), las aguas que discurren por estas ramblas presentan un elevado contenido en sales, con concentraciones que oscilan entre 1-28 g/l y que pueden alcanzar valores de hasta 280 g/l, en el caso de las ramblas hipersalinas. El grado de salinidad es, precisamente, uno de los principales factores que determinan la composición de las comunidades animales y vegetales de la rambla. La vegetación de los cauces no suele ser muy abundante. Se trata, por lo general, de amplios lechos en los que el agua, fundamentalmente con carácter temporal, circula en una estrecha lámina de escasa profundidad (2-15 cm). El lecho de estos cauces está constituido por abundantes sedimentos cuya granulometría va desde los cantos, en la margen más externa del lecho, hasta las arenas y/o arcillas en el centro del cauce. La presencia de un lecho de margas grises consolidadas es también característica de este tipo de cauces. La vegetación queda limitada a las márgenes más externas del cauce siendo, precisamente la granulometría de los sedimentos, el factor último que determina la abundancia relativa de las diferentes especies vegetales presentes.

En un cauce donde predominan los sedimentos finos, limos y arcillas, son los tarays (Tamarix canariensis y boveana, entre las especies más comunes) los que constituyen la vegetación dominante. Cuanto más abundantes y profundos son los sedimentos finos, mayor porte alcanzan los tarays, donde llegan a formar pequeños bosquetes en las zonas más anchas del cauce y en los meandros.

La presencia y densidad del carrizo (Phragmites australis) depende del grado de salinidad del agua. En aquellas ramblas de salinidad elevada (15-17 g/l), el carrizo, de escaso porte, ocupa una posición marginal con densidades muy bajas. Conforme la salinidad desciende (8-10 g/l), fundamentalmente como consecuencia del aporte de aguas de riego de menor salinidad como es nuestro caso, el carrizo ocupa una posición central en el cauce, pudiendo llegar a cubrirlo completamente. Otras especies típicas y acompañantes esporádicas de las ya mencionadas son el junco churrero (Scirpus holoschaenus), Juncus maritimus, y las sosas, Sarcocornia fruticosa y Arthrocnemun macrostachium, junto con especies halonitrófilas como Suaeda vera, Salsola genistoides, y varias especies de Limonium. La retama (Retama sphaerocarpa) es también de presencia frecuente junto con Ditrichia viscosa, Inula crithmoides, Atriplex glauca y  Artemisia herba-alba, entre las más abundantes.

En el agua, dependiendo del grado de salinidad y de la temporalidad, podemos encontrar distintas especies de macrófitos junto a las complejas comunidades del perifiton, que aparecen formando un tapiz sobre el sustrato del fondo del cauce. Entre las especies de macrófitos más comunes destacan: Ruppia maritima, Zanichelia pedunculata y distintas especies de Enteromorpha. Cladophora glomerata y las diferentes especies de Chara son las algas más abundantes allá donde la salinidad disminuye (1-3 g/l). En las zonas, baja de estas cuenca, es típica la presencia de un pequeños humedales asociado en el mismo lecho del cauce que constituyen la red de drenaje. Las especies vegetales de estos humedales, dominados por comunidades halonitrófilas, no difieren significativamente de las presentes en el resto del cauce, aunque sí su porte y densidad, lo que se traduce en una singularidad paisajística de notable interés ecológico. A diferencia de la mayoría de los cauces de las cuencas margosas, el agua de los humedales tiende a permanecer durante todo el año, aunque su extensión y profundidad sufran importantes variaciones (GÓMEZ, 1995). Lo que posibilita la presencia de ciertas especies vegetales y animales ausentes en el resto del territorio, donde el estiaje no permite su permanencia.

El gradiente longitudinal cabecera-desembocadura

De entre las tres tipologías de ramblas, las que discurren por cuencas margosas son las que mayor variación presentan a lo largo del eje longitudinal cabecera-desembocadura. Es frecuente que las cabeceras de estas ramblas se sitúen entre materiales de mayor consistencia, como areniscas, conglomerados e incluso calizas.

En esta zona, el aspecto de las ramblas se asemeja al de un barranco: cauces estrechos (2-4 m), por los que el agua circula, normalmente, de forma esporádica, con abundantes sedimentos gruesos (bloques, cantos y/o gravas) y desprovistos de vegetación. En aquellos cauces en los que el agua está presente, bien de forma permanente o temporal, la salinidad no suele ser elevada (3-6 gramos/litro), lo que permite la presencia de especies como el baladre (Nerium oleander), el carrizo, (Phragmites australis) algunas especies de juncos (Juncus maritimus, subulatus, Scirpus holoschaenus) e incluso en zonas de charcas o pozas de la enea (Typha dominguensis).

Conforme se desciende hacia la zona media de la cuenca, los cauces se ensanchan y el agua va configurando un paisaje de cárcavas entre las margas; el aspecto de las ramblas cambia por completo. Los sedimentos gruesos dan paso a los de textura media, cuya disposición a lo ancho del cauce se hace más regular; en ciertos tramos afloran las margas grises, consolidadas, en el fondo del lecho. El agua, si está presente, discurre por una estrecha lámina única, o anastomosada, dejando en este caso pequeños islotes de sedimentos. La salinidad, conforme se desciende desde la cabecera a la desembocadura, se incrementa de forma paulatina como consecuencia del continuo lavado y aporte de sales.

Consultar

  • Tríptico Ramblas de los valores del entorno y la actividad desarrollada por ADESGA a través del programa de Voluntariado en Ríos del Ministerio de Medio Ambiente en el año 2007.
  • Rambla Garruchal Ayto Murcia. Ayuntamiento de Murcia.
  • Documentos de Conclusiones Vol Rios 07 y Recomendaciones Vol Rios 07 de gestión para este entorno natural obtenidas en la actividad desarrollada por ADESGA a través del programa de Voluntariado en Ríos del Ministerio de Medio Ambiente en el año 2007.
  • Planos de zonas limpiadas  y reforestadas en la actividad desarrollada por ADESGA a través del programa de Voluntariado en Ríos del Ministerio de Medio Ambiente en el año 2007.

Rambla Garruchal Vertidos Red Rambla Garruchal Refor Red

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s