ORÍGENES: PRESA Y NUEVA CARRETERA EN EL GARRUCHAL

Todo empezó allá por 2001, cuando el Garruchal tenía sobre si pendiente los proyectos de una presa de laminación de avenidas y una nueva carretera. Estos motivos fueron los que nos espolearon a constituirnos como asociación.

Así, empezamos nuestra inmersión en el mundo de la Administración: Confederación Hidrográfica del Segura (en adelante CHS), Ayuntamiento de Murcia, diferentes instancias de la C.A.R.M. (Comunidad Autónoma: Agricultura, Medio Ambiente, Carreteras)…Tras conseguir los tomos de ambos proyectos empezamos a hacer consultas a especialistas y a definir nuestras alegaciones.

La presa del Garruchal era un proyecto antiguo (año 1988) y aunque presentamos alegaciones, creo que se quedó aparcado ad-eternum por razones económicas (un coste que se disparaba pues el desvío de la carretera suponía un túnel en el Montr Puntarrón y/o un viaducto de unos 200 metros. Por otro lado, las aportaciones de la rambla no eran especialmente altas en comparación a otras zonas contempladas en el Plan de Lucha contra Avenidas de la Cuenca del Segura…y además había sido declarada ZEPA en 2001. No pensamos pues que fuéramos definitivos en frenar este proceso pero quizás el hecho de tener a unos observadores incómodos y usuarios permanentes del territorio pudo ayudar. Fue una satisfacción saber que pasaba al cajón del olvido.

El arreglo de la F-13 (así se denomina la carretera del Garruchal) era otro cantar pues aquí era CARM quien apostaba por ello con el razonamiento de que el Puerto de la Cadena necesitaba un alivio en caso de accidente que bloqueara el tráfico. El vial suponía la desaparición de muchas curvas y el dinamitado de El Estrecho, un desfiladero natural en la sierra de Columbares que aprovecharon los cartagineses hace unos 2400 años ya para atravesar la cordillera. En ocasiones la carretera disponía de doble carril de subida. Esta obra tenía un impacto ambiental tremendo.

En esta batalla jugaron su papel tre elementos a destacar:

  • el “descubrimiento” de unas poblaciones de búhos asombrosamente altas, lo que nos permitió usar al mayor densidad mundial de búhos reales como un paraguas bajo el que empezar a proteger el conjunto del ecosistema: especies y paisajes.
  • la construcción de un tramo de la nueva autovía A-1 (o del Bancal), dentro del Eje Yecla-San Javier, que comunicaba este ultimo pueblo con la Vega del Segura. Su puesta en marcha deshacía el argumento del necesario aliviadero a la Cadena. Aunque peleamos junto a ANSE esta infraestructura no tuvimos éxito. Fue declarada de Interés Regional, lo que le permitió saltarse un montón de requisitos y se construyo con un bastantes irregularidades de los contratantes. El tiempo nos dio la razón a algunas denuncias pero ya era tarde: estaba construida y algunas empresas que obraron mal habían desparecido arrastradas por la crisis.
  • La creciente población ciclista que se veía forzada a usar tan solo esta carretera cunado quería saltar a7o desde el Campo de Cartagena a la Vega del Segura.

Creo que todo ello se unió a la sensibilidad y visión de oportunidad del entonces Consejero de Obras Públicas -hoy actual alcalde de Murcia- José Ballesta, que viendo la inutilidad de la obra tal y como estaba concebida entendió podía perfectamente enmendarse con un arreglo que cumpliera con la mejora de seguridad que era perentoria y al tiempo transmitir al usuario que las carreteras rurales son para disfrutar el paisaje y olvidar la velocidad. Las reuniones mantenidas sirvieron también para que se instalara señalética de protección al ciclista, algo bastante novedoso por entonces.

Anuncios